CARTUJO CON LICENCIA PROPIA

domingo, 15 de octubre de 2017

¿QUÉ HACE DIOS CON UN ALMA QUE PESA 21 GRAMOS?

¿Qué hace Dios con un alma que pesa 21 gramos?
Esta tarde una persona me pregunta algo que verdaderamente parece que no es ya de este mundo. El PURGATORIO. Lo estudié en "Soteriología". En este breve escrito no trataré este tema con frivolidad, empezando porque seguro que hay personas que creen en este estado y sobre ello tienen problemas de opinión y sufren. Según la más antigua tradición de la iglesia, el purgatorio es el estado en el que el alma del pecador se encuentra tras haber fallecido. Hasta que sea llevado ante Dios para dar cuenta de sus actos, debe padecer el tormento eterno, el castigo que no se acaba. 

Una de las afirmaciones dogmáticas más antiguas sobre el purgatorio la encontramos en el Concilio Ecuménico de Florencia en el siglo XV: “si los verdaderos penitentes salieren de este mundo antes de haber satisfecho con frutos dignos de penitencia por lo cometido y omitido, sus almas son purgadas con penas purificadoras después de la muerte” (Papa Eugenio, Bula “Laetentur caeli” sobre la suerte de los difuntos). 
También se considera que cuando una persona en vida sufre remordimientos o se adolece por el daño causado, se dice que se está purgando, que se está purificando. Hay que tener cuidado sobre esto último que acabo de escribir, porque hay personas que incluso se pueden congratular de que quien tanto daño hizo, ahora lo pene y lo pague en vida. 
Si así nos comportamos dejaremos mucho que desear como hijos e hijas de Dios que somos, ya que “Dios no quiere la muerte del pecador, sino que se convierta y que viva” (Ezequiel 18,21ss). Lo diré más claro, Dios no quiere el sufrimiento de nadie, ni en vida, ni el sufrimiento del alma tras la muerte. Tampoco admite Dios el dolor gratuito que alguien se inflige como oblación a Dios, eso es un absurdo. Porque Dios es amor. Y si Dios admitiera el dolor aunque fuera mínimamente, estaría anulando el principio fundamental que le adorna que es el AMOR y la MISERICORDIA, lo que significa la caridad infinita. 
Particularmente creo que le mismo hecho de la muerte y todo lo que conlleva, ya redime –en cierto modo- a la persona para pasar de este, al otro mundo. Lo que sí es cierto es que, teniendo en cuenta que nadie ha venido del otro lado y dejando aparte todos los romanticismos posibles establecidos sobre la “otra” vida; tras la muerte humana, estamos en manos de Dios. Convendrá usted conmigo en la muerte, como los efectos meteorológicos, son algo que aun es un enigma para el hombre y la mujer de hoy. Podemos hacer vaticinios sobre una cosa y otra, pero nadie tiene certeza de lo que acontecerá, hasta que los hechos sucedan por sí mismos. 

El alma humana pesa 21 gramos. Es un dato no científico pero en el que están de acuerdo muchos investigadores. Digamos que por muchas o pocas posesiones que tenga una persona, lo que de ella va al más allá pesa 21 gramos. O sea nada. Evidentemente, es más a tener en cuenta la esencia personal del interfecto que el peso que su alma pueda tener. Lo cierto es que es un enigma, que los humanos y sobre todos los cristianos hemos resuelto siempre estructurando el cielo a nuestra más absoluta conveniencia. Una estructura, inframundo o subsuelo, suelo y estado celestial, que le debemos a la cultura judía y que gustosamente hemos heredado. Sino pregúntate tú, lector.  
¿Cuántas veces has pensado en que el difunto se encontrará con los anteriores difuntos y que se conocerán y abrazarán y de nuevo compartirán la “otra” vida? Quizás muchas veces has caído en este pensamiento, y desde luego si así se cree yo lo veo genial y lo respeto. Lo que ocurre es que como en muchos casos, una cosa es la realidad y otra cosa es el afán que ponemos los humanos –creyentes y no creyentes- para creer lo que mejor conviene para la tranquilidad de nuestra conciencia. 
Por lo tanto, no existe el purgatorio. 
Creo firmemente que cuando una persona muere su alma, su esencia vuelve al lugar del que provino, o sea vuelve a Dios que armoniza el ciclo de la vida. Y cuando así sea, junto a todos los que están en esa dimensión, formarán todos una sola cosa junto a Aquel que les dio la vida y que es fuente de energía y vida. Nadie se va a conocer en la “otra” vida, ni volverá a abrazarse (Mateo 22, 23-32). 

Pero ojo, todos formaremos el día de mañana una sola cosa junto a Aquel al que aquí en la tierra rezamos y que nos sostiene. En Él tenemos puesta nuestra esperanza. Y aunque nos afanemos en querer ver a tal o cual ser querido en el más allá, debe ser un motivo de esperanza el saber que nuevamente volveremos a ser vida; espiritual pero vida. Pues como dijo aquel, los lazos del amor son más fuertes que los lazos de la muerte. 
Afanémonos pues, en construir aquí en la tierra y mientras estemos, toda la amistad posible y todo el amor posible; pues obras son amores y no buenas razones. Abrazo con todo cariño a quienes han perdido a un ser querido de manera temprana o dolorosa. Puede que estén llenos de dudas y de interrogantes, pero les debe consolar la revitalización del recuerdo del finado, para que viva en sus corazones. Con todo respeto.

Fraternalmente, Floren.
p.d. siento no poder extenderme más, sino el escrito sería de difícil digestión. 

miércoles, 11 de octubre de 2017

ORACIÓN A LA VIRGEN DEL PILAR PATRONA DE LA HISPANIDAD


ORACIÓN A LA VIRGEN DEL PILAR
PATRONA DE LA HISPANIDAD

Dios, Padre bueno, que nos amas y nos buscas.
¡Bendito seas por la Virgen María, nuestra madre!
Ella se apareció al apóstol Santiago en aquel Pilar
como símbolo de fortaleza en la fe
y elemento fundamental en la observancia
del Evangelio de Jesucristo.
Asístenos con tu Espíritu de clarividencia, Padre,
para que imitando a María seamos fraternos,
humanos y misericordiosos, con aquellos
con quienes compartimos la vida.
Que la Hispanidad sea elemento de cohesión
entre pueblos de habla Hispana
con cada una de sus particularidades.
Que María, discípula de su propio hijo,
guíe nuestros pasos por el camino
del respeto mutuo, el amor y la fraternidad;
para ser todos en España y en el mundo,
instrumentos de tu Paz. Amén.
Virgen del Pilar, ruega por nosotros.

EL OBISPO DE ALMERÍA Y LOS DERECHOS DE LA IGLESIA - José Mª Castillo, Teólogo

Publico este artículo de José Mª Castillo, no exento de pesar. Sí. ¿Porqué se afana la jerarquía católica desde los obispos hasta los curas de pueblo, en poner -en muchos casos- la dureza de la moral por delante de la fraternidad del Evangelio y la apertura de puertas del Papa Francisco? Conozco a una mujer -que como Resurrección Galera- sufrió en sus carnes la represión de la institución católica. 
¡¡INCREÍBLE, PERO CIERTO!! Y cuando esto pasa, nuestra Iglesia DEJA DE SER LA IGLESIA DE JESUCRISTO. Absolutamente.
Luego que se quejen de que la gente se marche. No conservaran al pueblo de Dios, ni siquiera con confirmaciones obligatorias, absurdas y masificadas. 
Para más indicaciones, os invito a leer el artículo del amigo Castillo, Doctor en Teología.


José M. Castillo    

El obispo de Almería, Adolfo González Montes, ha dicho públicamente que no piensa cumplir la sentencia del Juzgado de lo Social nº 1 de Almería, amparada por el Constitucional, que conmina al obispo a readmitir a la profesora de religión Resurrección Galera, despedida en el curso 2001-2002, por haber contraído matrimonio civil con un divorciado.
Para tomar esta decisión, el obispo afirma que lo que él hace, al no permitir que Resurrección Galera vuelva a enseñar religión, es sencillamente defender los “derechos fundamentales” y, más en concreto, el derecho a la “libertad religiosa”, por el que nadie le puede obligar a conceder el permiso de enseñar a una persona con cuya forma de vida el obispo no está de acuerdo.

Así las cosas, debo decir, ante todo, que defiendo el derecho de Resurrección Galera a seguir enseñando como profesora de religión. Derecho protegido por el Juzgado de lo Social nº 1 de Almería y amparado por el Constitucional. Y defiendo el derecho de la profesora, no sólo porque están en juego los derechos de una persona, sino además porque, en este caso, ha quedado patente un hecho más profundo y más grave. Me refiero a algo tan elemental, como es el hecho de que Resurrección Galera (como todos los demás católicos), antes de ser inscrita en el libro de bautismos, tuvo que ser reconocida y aceptada en el Registro Civil. Es decir (por si no ha quedado claro) todo católico, antes que católico es ciudadano español. Por tanto, todo católico, antes que estar sometido al obispo, está sometido a la Constitución. Como todo obispo, antes que ser buen obispo, tiene que ser buen ciudadano.
Lo que me lleva derechamente a la sabia afirmación del profesor emérito de Derecho, Stefano Rodotà, de la Universidad de Roma “La Sapìenza”, en su excelente obra “El Derecho a tener derechos” (Madrid, Trotta, 2014, pg. 69): “El hecho de que los derechos fundamentales contribuyan a definir una esfera de “lo que no es decible” pertenece a la distribución de poderes en el sistema, incluso para delimitar las esferas de la libertad de cada uno allí donde no pueden penetrar los poderes externos”.
En última instancia, lo que quiero decir es que, a pequeña escala y (absolutamente seguro que lo ha hecho sin darse cuenta), el obispo González Montes está defendiendo el mismo principio en que se basa el separatismo radical que sustenta el conflicto de Cataluña. Se defienden unos presuntos derechos fundamentales, que justifican poderes al margen del sistema. Y no debidamente integrados en el sistema constitucional.

Y por favor, que nadie invoque (en este caso y en tantos otros similares) los acuerdos Iglesia-Estado de enero de 1979. A propósito de estos acuerdos, pregunto: 1º) ¿Por qué aquellos acuerdos se firmaron el 3 de enero de 1979 para explicar y aplicar la Constitución actual, que es de diciembre de 1978?  2º) ¿Por qué aquellos acuerdos se gestionaron en secreto entre el ministro de Asuntos Exteriores, Marcelino Oreja, y el Secretario de Estado de la Santa Sede, el cardenal Villot? 3º) ¿Qué ocultó – y sigue ocultado – la Iglesia Española en este asunto tan delicado y tan fundamental?

El día que la Iglesia deje patentes estas cuestiones (y las cuestiones tan serias que todo esto entraña), el obispo de Almería – y los demás obispos – podrán tomar la decisión que se ha tomado en el caso de la profesora Resurrección Galera. Y tantas otras cuestiones que la gente se plantea y para las que nuestros obispos, hasta ahora, no han dado la debida respuesta.    

imagen de R.Galera: www.periodistadigital.com
imagen del obispo de almeria: www.vidanuevadigital.com

jueves, 5 de octubre de 2017

PARLEM I DIALOGUEM, PER AMOR DE DÉU

Parlem i dialoguem, per amor de Déu.
Soy la persona que menos sabe de independentismo, sí. Así es. Pero entre lo poco que se y lo que he visto en estos días, quizás sea suficiente para que esté muy preocupado por la situación de lo que yo llamo, el problema catalán. Porque lo es. Quizás hace unos meses no lo era, pero hoy es un problema que atañe desde el espigón de Cádiz hasta la junquera, pasando por cada pueblo de este país en el que vivimos. 

"Hagamos todos un esfuerzo grandote para buscar formulas, para que las personas que optan por la independencia puedan sentirse realizadas como pueblo o una singularidad nacional, dentro del conjunto del estado"

No me iré por las ramas, no deseo que Cataluña se independice de España. Eso no quita, que reconozca la singularidad de la mitad del pueblo catalán que si desea independizarse; no porque estén en contra de España, sino porque no se sienten parte del estado, que no es lo mismo. Además, dejo claro que el problema vital no es la gente de uno u otro bando, no. 

El problema es coyuntural, respecto de la capacidad de gestión que han tenido unos y otros en todo este camino andado entre los independentistas y los que no lo son. 
Parto de la base de que la sociedad catalana está –respecto de este tema- dividida al 50%, y no me parece responsable llevar todo este asunto hasta sus últimas consecuencias, sin ningún apoyo internacional ni posible reconocimiento al supuesto estado catalán; y sin la mitad del apoyo de la otra parte del pueblo catalán por el cual también gobierna la generalitat. 
Los medios de comunicación nos han demostrado una y otra cara de la moneda respecto de la violencia o pasividad policial de unos y otros. Políticos tirándose a la cara sus proclamas a ver quien la dice más amplia o más gorda. Gobiernos de uno y otro lado echándose un pulso en el ámbito de: ¡a ver si eres capaz!...etc. 
¿Puede haber grandes damnificados en todo este asunto? Sí, desde luego. ¿Quiénes? Pues los de siempre, en el momento en el que se forma un conflicto sea de la naturaleza que sea, el PUEBLO. Temo que la gente, toda ella, sea quienes paguen este pulso sin razón en el que se han embarcado los gobiernos autonómico y estatal; colocando “su” orgullo encima de la mesa sin posibilidad de retirada. 

"hago un llamamiento a tod@s para que optemos por la paz, y ojalá por la fraternidad. Los cristianos especialmente no debemos caer en echar leña al fuego, pues no es a lo que estamos llamados, sino a ser fermento y luz"

Y si el orgullo del: ¡ahora o nunca! es el que prima en la mesa de los políticos, pues temo que esto acabe como el rosario de la aurora. Por ello el titulo de este artículo. Parlem i dialoguem, per amor de Déu = hablemos y dialoguemos por amor de Dios. No le diré a ningún catalán independentista –y no digo esta palabra en sentido peyorativo- que es lo que tiene que hacer. Pero si le digo que soy el andaluz más orgulloso de mi tierra. Y la bandera e himno que más me gustan son los andaluces. 
Y estoy hasta el gorro de que en muchos lugares se mofen de nosotros. Pero nada de eso interfiere en mi condición andaluza, y nada del mundo me es preciso para estar más orgulloso de mi tierra de lo que estoy. ¿Qué más da la nomenclatura que se utilice para con la tierra, si por ello nadie deja de ser lo que? ¡¡Hablemos, por amor de Dios y pongamos la PAZ en medio de todo, como condición indispensable para salvaguardar la concordia entre los pueblos, todos ellos. Cada cual que se abrace con la bandera que sea, cante el himno que quiera y rece o no rece a quien quiera… pero no perdamos la concordia y la paz. 
Duele ver a aquella Cataluña de hace unas semanas unida contra el terrorismo; hoy separada y en conflicto por asuntos políticos y de identidades.
Hagamos todos un esfuerzo grandote para buscar formulas, para que las personas que optan por la independencia puedan sentirse realizadas como pueblo o una singularidad nacional, dentro del conjunto del estado; sin que haya que prohibir las banderas ni proclamas. ¿Cómo no va a ser posible si la constitución española se fraguó entre personas tan diametralmente opuestas como Fraga o Carrillo? 
Se les echa de menos oye, sí. Estamos escasos de liderazgo político y de cordura, pues son demasiado gordas las cosas que se escuchan. Desde estas humildes letras, hago un llamamiento a tod@s para que optemos por la paz, y ojalá por la fraternidad. Los cristianos especialmente no debemos caer en echar leña al fuego, pues no es a lo que estamos llamados, sino a ser fermento y luz.
Permita la responsable conciencia humana anteponer el interés común y general al propio, sin dejar de reconocer singularidades territoriales. Cataluña es un pueblo excepcional y lo seguirá siendo. Para ello no se necesitan ni fronteras ni otras cosas. Lo importante desde mi punto de vista, es que nos llamemos como nos llamemos caminemos juntos por el progreso de Europa y la humanidad.

Fraternalmente, Floren.

EN ESPAÑA SE DESPRECIA DEMASIADO A DIOS - José María Castillo, Teólogo

EN ESPAÑA SE DESPRECIA DEMASIADO A DIOS
         José M. Castillo

         En este país, tradicionalmente tan cristiano, en el que nos enorgullecemos (y con razón) de nuestras catedrales, nuestros monumentos religiosos, nuestra enorme riqueza artística, las tradiciones cristianas que han impregnado nuestra historia y nuestra cultura, etc, etc, en este país – digo – no habíamos visto tanto desprecio a Dios, a Jesucristo y a “lo divino” en general, como el que estamos viendo y viviendo en este tiempo convulso que tanto nos desconcierta.
         ¿Por qué digo esto? ¿No estoy escupiendo una exageración demasiado seria, tajante y grave, que ni es verdad, ni viene a cuento, ahora precisamente y cuando tantas cosas desagradables tenemos que oír y soportar? 

         Vamos a ver: si es que lo de Dios y lo de Cristo nos importa, porque somos cristianos, empezaremos – digo yo – por aceptar y creer lo que dicen los Santos Evangelios. Pues bien, en los cuatro Evangelios, se insiste en que Jesús pronunció repetidas veces esta sentencia: “Quien os escucha a vosotros, me escucha a mí; quien os rechaza a vosotros, me rechaza a mí; y quien me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado” (Lc 10, 16; Mt 10, 40; Mc 9, 37; Mt 18, 5; Lc 9, 48; Jn 13, 20).
         Lo decisivo aquí es caer en la cuenta de que, en última instancia, lo que se viene a decir en estos relatos evangélicos, es que Dios se ha identificado con cada ser humano. Aquí y en esto radica la originalidad del cristianismo. De tal manera que, cuando el Evangelio relata lo del juicio final, la sentencia definitiva (de premio o castigo) no se dictará por lo que le hicimos o dejamos de hacerle a Dios, sino por nuestro comportamiento precisamente con los más desgraciados o despreciables de este mundo: “Era extranjero y no me acogiste…, estaba en la cárcel y no fuiste a visitarme” (Mt 25, 43).

         ¿Será posible que un día tengamos que oír: “Fui catalán, gallego o andaluz, y me insultaste?”. Me da pena y vergüenza tener que sacar aquí esto ahora. Pero es que, si me lo callo, me siento cómplice del desprecio a Dios, que se respira, con frecuencia, en cada conversación, en cada grupo que se reúne, en la intimidad de muchos corazones (me sospecho). Y si no tomamos esto en serio, ¿de qué nos sirve el cristianismo? ¿para qué queremos la Iglesia? ¿para ver si los obispos nos ayudan a salir del lío de odios, insultos y desprecios en que nos hemos metido? ¡Ya está bien, por favor! ¿es que va a tener más importancia lo que ha dicho Piqué o lo que acaba de afirmar Alfonso Guerra, que lo que dijo Jesús, el Señor? 

miércoles, 13 de septiembre de 2017

LA COBARDÍA PRODUCE DESVERGÜENZA

La cobardía produce desvergüenza
Hasta hoy no he podido darme una vuelta por el blog[1] de mí querido y apreciado amigo y doctor en teología José María Castillo, para dar lectura a sus artículos con los que no dejo de aprender; pero sobre todo interesado por el vapuleo que le han dado al pobre hombre a la sazón de los últimos escritos sobre la cuestión del infierno y el pecado.

Como muy bien dice él, hay personas que necesitan de un foro y la complicidad del anonimato para desahogarse, sacar sus miserias y así demostrar en muchos casos la ignorancia sobre muchos temas o cosas. Siempre me ha costado entender que en el mundo haya personas que disfrutan fastidiándoles la vida a otras personas. Personas que manipulan, socaban, crispan y encima pueden tener la desfachatez de considerarse iluminados, personas de Dios o dignos de consideración; aun cuando sus actos hablan por sí solos.
En el caso presente de los duros escritos que le han dedicado al teólogo castillo, llegando casi al insulto; considero que en cada uno de los despropósitos que a este hombre le dedican hay mucho de cobardía y de temor. Temor, sí, temor. Vistos los comentarios me pregunto cómo tiene la gente valor para echarle la culpa del fanatismo solo a los musulmanes. Hace unos días comentaba un escrito en facebook que me dedicaba el amigo Antonio Alcaide, un hombre que profundiza en la fe y la concepción de Dios de una manera formidable. El planteamiento que hacía Antonio sobre el libro que estaba comentando “Vivir en espíritu y en verdad” (Consuelo Martí), se fundamentaba en la simbiosis que representa Dios y el sujeto humano en el mundo, como causa y efecto de la misma realidad de Dios y lo humano; considerando la conciencia como elemento más que fundamental para ordenar la vida y el pensamiento, así como establecer las bases de la fe.
¿A dónde quiero ir? Sencillo. Este tipo de pensamientos como los que presenta J.Mª Castillo, son detestables para muchos creyentes –o que dicen ser creyentes- porque les hace plantearse cuestiones que hacen tambalear el chiringuito de la fe, que en muchos casos se han montado. Chiringuito llamo a la hipocresía de denominarse creyente y ser un calavera con los semejantes sin considerar la máxima evangélica e inmutable de que “lo que hicisteis a uno de estos a mí me lo hicisteis” (Mt 25,35). O vivir la intransigencia ignorando que comunidad cristiana es fraternidad, respeto y acogida, incluso con aquellos que tienen una deriva de pensamiento distinta a la nuestra.

Por eso decía yo a Alcaide en Facebook, que son muchas las personas creyentes que quieren a Jesús, Dios o la Virgen María: en la procesión, en el altar, en el sagrario, en la estampa. Lejanos, hieráticos, inmutables y dispuestos a escucharnos bajo mercadeo sin decir ni mu. Eso sí, sin que nos interpelen, ni pregunten, ni motiven nuestra conciencia, ni sus vidas nos causen interrogantes de ningún tipo, so peligro de que se tambalee esta religión tan romántica y a la carta que entre todos nos afanamos en alimentar y que –considero- tiene los días contados.
Yo me considero una persona muy evolucionada respecto del pensamiento cristiano y la concepción de la fe. Son muchas las cosas que ni escribo ni digo, quizás para no herir sensibilidades de algunas personas, pues soy consciente de que el blog “Cartujo con licencia propia” tiene un eco profundo en un sector concreto de la sociedad. Pero es un alivio más que considerable, el saber que hay persona que siendo jóvenes o viviendo la madurez de su vida no dejan de realizar planteamientos que nos movilizan y nos animan a establecer un criterio personal o conceptual sobre algo, aun a riesgo de replantearnos cosas. Dios no está exento de este constante replanteamiento, pues Él forma parte de la misma evolución humana y mundial. Como he dicho y como creo: Él es Espíritu, Esencia y Materia. Y por eso ES LO QUE ES (Ex 3,14).
Ojalá se abran sendas pacificas de pensamiento y de comunión. Ahí está el papa Francisco dando constantes muestra de apertura fraterna, sin preguntar a nadie el cómo ni el cuándo. Ojalá prevalezca siempre el respeto en las opiniones diversas. Ojalá tod@s entendamos que seguir a Jesús es ser “Camino verdad y vida” (Jn 14,6); y que no hay otra posibilidad que no pase por testimoniar y ser Luz.
¡Ánimo apreciado José María! Continúe su andadura cuyo pensamiento nos aporta luz y alegría.
Fraternalmente, Floren de Estepa



[1] http://blogs.periodistadigital.com/teologia-sin-censura.php

martes, 5 de septiembre de 2017

EL DOLOR ANIMAL ES INJUSTIFICABLE




Hace años, un “señor” que se denomina artista Guillermo Vargas, expuso en una galería de Managua (Nicaragua) [1]lo que el denomino obra de arte. Consistía en dejar morir de hambre a un perro que se mantuvo atado a una cuerda hasta morir, mientras la gente pasaba por allí entre indignados, impresionados o admiradores. 

Lo cierto y verdadero es que a este hombre tendrían que haberlo metido en la cárcel hasta que se olvidara que el sufrimiento animal no puede ser utilizado para hacer arte, ni para divertirse ni para ninguna otra cosa que atente contra la dignidad del propio animal.

Es cierto que con los animales parece que se sacan las cosas de contexto, en ocasiones. Cierto. Tenemos hospitales y tecnología sanitaria de última generación para ofrecerles a nuestros animales. ¿Llegamos a considerarlos personas? Yo al menos no. Pero ojo, sí los considero absolutamente miembros de mi familia. Los quiero más que a algunas personas que no conozco o me hacen la puñeta, ¡claro que sí! Y estando ellos en su sitio y yo en el mío, nos queremos respetamos y adoramos.

Recuerdo cuando mi querido amigo Antonio Sosa, me dijo que un senegalés de su parroquia le dijo que en España un perro valía la vida de dos senegaleses. Es una verdad aplastante terrible, pero es cierto que muchos animales viven mejor que las personas. La culpa no es de nosotros, los dueños. Es el sistema el que causa estas desigualdades tan absolutamente notables y lamentables.

En el momento en el que vivimos se ha desarrollado una especial sensibilidad por los animales. Yo no demonizo al sector taurino. Pido respeto para los afines y detractores. Escribo esto pues estoy impresionado por el documental realizado por PACMA (partido animalista)[2].

Pero ojo, sin perder algo de vista. El animal en absoluto lo pasa bien cuando se le tortura, violenta y hace el mal. Una dehesa en la que pastar es mucho más deseable que ser atravesado por hierros, orinarse del dolor y el miedo y morir para divertimento de unos pocos. Cuando se opine y se escriba y se piense sobre esto, nunca perdamos de vista que para el animal es una atrocidad, autentica y real. 

El toreo es arte tradición y es hermoso, reconozco que tengo un poco el corazón partido. Pero el sufrimiento animal nunca puede ser justificación para la diversión humana. 

Y lo que uno NO quiere para sí, tampoco debiera de quererlo
ni si quiera para un animal.


Con todo respeto.


jueves, 24 de agosto de 2017

BARTOLOMÉ = NATANAEL y el nombre “Patronimico” en la Biblia


Hoy es el día de San Bartolomé, el apóstol de Cristo. Si bien es verdad que la lectura del evangelio que propone la liturgia propia de la fiesta de los apóstoles, hace alusión a Natanael y no a Bartolomé, como debiera corresponder. El caso es que los dos nombres se refieren a la misma persona, aunque cada nombre signifique una cosa distinta.

Juan (1,45-51.21,2) hace referencia a Natanael, el nombre con más probabilidades por el que fuera llamado o nombrado este apóstol. Natanael es un nombre muy común entre los contemporáneos de Jesús, aunque solo dos hombres son llamados así en la Biblia de los 70. Natanael que en hebrero puede leerse como “nêtan´el” significa DON DE DIOS, y es muy probable que por este nombre fuera llamado o nombrado el apóstol de Cristo.
Sin embargo en los sinópticos (Marcos 3,18 Lucas 6,14 y Mateo 10,3) se nombra a este apóstol como Bartolomé. En hebrero se puede pronunciar “bal tôlm´ay”, hijo de Tolmai. Y hay que tener en cuenta que responde a una tradición patronímica. El nombre Patronímico es el nombre que hace referencia a la ascendencia, o procedimiento tribal, familiar u territorial de una persona, y es comúnmente utilizado tras el nombre de pila. Esta tradición es originaria de países eslavos o zonas de Rusia.
Espero que esta pequeña información ayude a la cultura general bíblica.

Con mis saludos para el pueblo de Aguadulce (Sevilla) que se ampara bajo su patronazgo.
Ilustro el artículo con un cuadro de San Bartolomé del Greco que vi el martes en Toledo.

domingo, 20 de agosto de 2017

LA CANANEA Y LA ATENCIÓN AL NO CREYENTE. Atentados #Ramblas de #Barcelona

La cananea, y la atención al no creyente
La Palabra de Dios puede llegar a tener tantas interpretaciones como lectores haya, y cada uno de ellos desde un prisma social e ideológico distinto. No se las interpretaciones de la palabra de este fin de semana, de unos y otros, pero destaco dos cosas fundamentales en el momento actual que vivimos: 1. El aprecio de las facultades de Jesús por parte de una mujer forastera y no creyente en Dios. 2. El servicio y la atención que Jesús le presta a quien no cree en Él.

Cuando digo, el momento en el que vivimos, me refiero a los atentados en las Ramblas de Barcelona y otros lugares, y el dolor inmenso que ha acarreado, así como la tremenda pérdida de vidas humanas. Le añadimos otro factor, y es la demonización y criminalización de los árabes y musulmanes; por parte de muchissimas personas que desahogan sus fueros con este enorme colectivo de personas que viven con nosotros de manera pacífica.
Los mensajes que llegan por las redes sociales y wasapps son hirientes en muchos casos, no repetiré aquí ninguno. Pero lo curioso es que son muchos los que consideran a los árabes como una clara amenaza contra la patria y encima hacen hincapié en el recurso cultural y el choque entre aquellos y nosotros, para justificar su rechazo y odio racial. La persona que considere que los árabes no nos han aportado nada a nuestra cultura y que no les debemos nada, pues quizás sea más ignorante que otra cosa.
Es un despropósito hacer un balance de qué religión ha aportado más muertos en nombre de Dios a la historia. Puede que salgamos perdiendo los católicos. Pero no se puede discutir sobre esto. Vivimos el hoy, y en nuestra sociedad lejos de tener un choque cultural, entiendo que hacemos frente a brotes de un fanatismo tal que incluso puede asemejarse al propio odio que nos tienen aquellos pocos que hicieron el mal en Barcelona.
¿Cuántas mujeres mueren en España asesinadas por sus parejas, todos mayoritariamente pertenecientes a nuestra cultura? 65 al año aproximadamente. Muchas más que el terrorismo yihadista. ¿Se crea un movimiento mediático de acoso y derribo en las redes y wasapps para machacar a los asesinos? En absoluto. Estamos anestesiados, puede que en parte porque todos colaboramos en la continuación del patriarcado.
Por ello, creo que no se puede utilizar el recurso del choque cultural cristiano-musulmán, defendiendo uno su porción de pastel como cristiano o católico, pretendiendo hacer una zanja entre buenos y malos e intentando sembrar la discordia entre los ciudadanos para romper la convivencia.

Jesús de Nazaret, ve en la mujer canaea a una persona que le necesita. Esta mujer tiene graves problemas para comunicarse con su hija, sea el problema que sea. No cree en Jesús, pero cree en la capacidad que tiene Jesús para ayudar a las personas con problemas. Es cierto que Jesús, digamos que le tira de la lengua a esta mujer para ponerla a prueba. Y lo que Jesús obtiene de ella le maravilla, hasta el punto de decir de ella: «Mujer, qué grande es tu fe: que se cumpla lo que deseas.» (Mateo 15,21-28) 
Voy al meollo de la cuestión y acabo. ¿Por qué vemos una amenaza en el no cristiano, o no católico o simplemente en el que no es como nosotros? ¿Por qué hacemos caridad selectiva o tranquilizadora de conciencias, aun cuando dejamos absolutamente mucho que desear al hacer –en nombre de Jesús- una absurda criba moral de buenos y malos?
Es una autentica vergüenza que una persona cristiana de dedique a difundir mensajes de odio hacia los diferentes, y no se dedique a tender puentes apaciguar y sembrar la paz. Barcelona es lo que es gracias a todas las culturas y personas de bien que caminan por sus calles. Ahí deben estar los cuerpos de seguridad del estado, atentos a los que desean el mal y contando con la colaboración de todos.

Pero sobre todo, escuchemos un lamento y acudamos a sanar la herida. Todo al estilo nazareno de Jesús. De una manera fraterna, efectivamente solidaria –pues hay demasiada solidaridad a la carta- y siendo conscientes de que el rechazo a una persona, sea el que sea, atenta gravemente contra el mismo Dios, que por amor creó a cada ser humano y le otorgó su propia dignidad.
La madre y los familiares de los jóvenes terroristas hoy rotos de dolor por el dolor que han causado sus chicos, lloran y se lamentan y desean que el peso de la justicia caiga sobre ellos y paguen por sus delitos. ¿Quién tiene en cuenta el corazón roto de esos familiares cuyo dolor es más grande que el de todos nosotros?
Lector/a: si tu corazón no se estremece ni se mueve una pizca, tienes un problema serio sobre lo que es el Reino de Dios y su justicia.
Fraternalmente, Floren.

ORACIÓN DESDE EL RESPETO A LA FE
Señor y Padre bueno que nos amas y nos buscas;
nos afanamos en ponerte nombres,
Señor, Yahvé, Allah, Dios, Jehovah;
en invocarte de tal o cual manera,
pero Tú siempre estás ahí, junto a todos.
Tu bondad de Padre nos hace ser conscientes
de lo que verdaderamente merece la pena en la vida.
Que nuestro afán por adorarte se traduzca
en servicio y fraternidad a la comunidad humana,
tal y como nos lo enseñó tu Hijo Jesús.
Que en sus ojos encontremos
el camino hacia la sinceridad, la bondad
y la entrega por la causa de tu Reino,
respetando siempre a los hermanos y hermanas
que pertenecen a otras confesiones religiosas.
Mantenlos a ellos también ante tu mirada
y concédenos a todos tu Santo Espíritu
para que nunca dejemos de trazar senderos de paz, amén.

miércoles, 9 de agosto de 2017

CONTRA VIENTO Y MAREA, SEAMOS SAL Y LUZ. Respuesta a Paco López de Ahumada

En respuesta a Francisco López de Ahumada sobre su escrito "SAL Y LUZ":
https://www.facebook.com/groups/cristianosdehoy/permalink/1572679746106998/

Estimado Paco, suscribo tus palabras al 100%, y que conste que no tengo ni tus vivencias ni tus experiencias, y que conste que no te estoy llamando viejo, ojo..jejeje. Al leer detenidamente tus palabras, las comparo con lo que yo llamo la progresión de vida y fe que he vivido en mi propia vida y que siempre ilustro con un ejemplo. 
Me miro hace 15 o 20 años, y veo a un jovencísimo Floren al cual le fascinaba la solemnidad, los rituales y las ceremonias pomposas. Algo que incluso he llegado a dominar y que conste que hago bien, y en según qué momentos –semana santa por ejemplo- entiendo que sirvo a la comunidad en esas lides y disfruto. Pero cuando esta circunstancia la miro desde una perspectiva amplia, me da la sensación de que veo algo lejano; sí, demasiado lejano. 

Como si estuviera contemplando una pintura del siglo XVIII o algo así. 
Y es que los rituales sin vida, se diluyen por si solos.
No soy catastrofista, no. Realista más bien e inconformista por naturaleza. A día de hoy, si tuviera un hijo no sé si lo bautizaría en nuestra iglesia, puede que no. No estaría dispuesto a que a mi hijo le inculcaran en el cole o en catequesis cosas tales como el pecado, la pecaminosidad del placer, diferencias de género, o que Cristo casi subió a la cruz con gusto y padeció con alevosía. 
Es cierto que en la Iglesia hay mucha generosidad y que ella en su conjunto no es sinónimo de maldad; pero igualmente pienso que por mí mismo mi hijo encontraría en su vida a Jesús y a Dios con toda la naturalidad del mundo, sin mas condicionamientos que haz el bien y no mires a quien. 
Hoy por hoy, en cierto modo creo que la vida sería mejor sin religiones algunas. No digo sin Dios, no. Sin religiones estructuradas que subyugan el pensamiento humano, adoctrinan desde el deleznable paternalismo y nos invitan a un discernimiento viciado de las Escrituras, en muchos casos. 
Estoy cansado de lo que se mata, se murmura, se violenta y se sufre en nombre de Dios. Un Dios que es Padre, y desde Jesucristo es, camino verdad y vida resucitada. Pero la resurrección es algo que nunca ha interesado auténticamente a los creyentes, pues resucitar es conceder libertad, respetar y dejar camino libre; y la libertad muchos sabemos que en ocasiones se paga con sangre aunque sea sangre que se vierte gustosamente si la libertad es alcanzada. 
No me extiendo más. 
Soy persona de oración y acción política, con mis luces y mis sombras. Como bien dices, Paco, no entiendo la posible asimilación pasiva del Evangelio ante tanta calamidad e injusticia como hay en el mundo, incluso en nuestro cercano mundo. Los cristianos estamos llamados a una mística que nos lleve a asumir la condición humana de tal forma, que demos a la solidaridad un pleno cumplimiento en nuestras vidas, haciendo así vida de fe. 
Qué hermoso lo dices: “ser sal es dar sabor”. Cierto. Es dar nuestro toque personal a cada circunstancia de la vida, abrazando y haciendo vida nuestro cristianismo. Se cumple más abrazando y sonriendo en domingo que quizás asistiendo a misa, cada cual verá. Pero sea lo que se haga, que se haga siendo luz. Siendo personas claras, veraces y certeras. Haciendo de la coherencia nuestra bandera y llevando a voz en grito a Jesús, Camino, Verdad y Vida; para intentar aplicar estas máximas a la vida de la gente causando momentos de liberación. Ojalá, ojalá Paco.
Un saludo afectuoso desde Estepa, un día de caló.

Fraternalmente, Floren.

viernes, 4 de agosto de 2017

TRANSFIGURATE Y TRANSFIGURAME. Fiesta de la Transfiguración del Señor

La Transfiguración del Señor. Domingo 6 Agosto
La fiesta de la transfiguración de Señor es una más de las experiencias del resucitado que tuvieron los contemporáneos de Jesús. Las connotaciones de esta experiencia son formidables, en cuanto a que, desde el idílico lugar en el que sucede, contando con la asistencia de Moisés y Elias (profetas representantes del sacerdocio y la ley), la de los apóstoles y la voz del Padre que se manifiesta; hacen de este episodio de la vida de Jesús, quizás no un relato para creer a pies juntillas; pero si una hermosa alegoría sobre la que reflexionar y orar. Yo considero que el centro de este evangelio de Mateo (17,1-9) radica en la propia experiencia de Dios (Padre, Hijo y Espíritu). 

La primera lectura de Daniel nos muestra una de esas experiencias que solemos llamar Teofanías (manifestaciones de Dios), contada al más puro estilo épico del momento en el que se vivió. Dios es considerado algo tremendo, formidable, temible, grandilocuente…etc. 
Pero el evangelio nos muestra la otra cara de Dios, desde luego contextualizada por los hagiógrafos del momento. Mateo nos muestra un Jesús humano que se hace acompañar. 
Desea mostrar a sus amigos la capacidad para buscar y asumir la Presencia de Dios. Y esta experiencia a la que se presta Jesús, para deleite de sus discípulos y amigos, es adornada con la presencia de Moisés y Elias, que están colocados ahí precisamente para testimoniar la conexión entre la antigua y la nueva economía de la salvación. 
Antes, en época de Jesús y ahora, es posible la experiencia de Dios. Es posible y deseable. Dios se nos muestra en la magnificencia, en la quietud y en la crueldad de un mundo que reclama manos para trabajar y testimoniar. “Este es mi Hijo, escuchadle”, dice Dios desde la nube. ¡Si fuera tan fácil! Podemos decir. Pues no, fácil no es, pues al optar por algo hay que dejar cosas por el camino. Pero siempre se ganará en cuanto a la satisfacción del deber bien hecho y el testimonio realizado. 
Por ello, busquemos el rostro del resucitado. Escuchemos y descifremos en el mundo y entre nuestros hermanos la voz de Dios, de la cual nos dice Pedro (1,16-19): “hacéis muy bien en prestarle atención, como a una lámpara que brilla en un lugar oscuro, hasta que despunte el día, y el lucero nazca en vuestros corazones”. 
Nunca es tarde para optar por Jesús y su Palabra de Vida. Nunca es tarde para decidirse por el Reino de Dios (Salmo 96). Nunca es tarde para ayudar a transfigurar este mundo, en paz y fraternidad.

Fraternalmente, Floren.

Lecturas en: http://www.ciudadredonda.org/calendario-lecturas/evangelio-del-dia/?f=2017-08-06

miércoles, 26 de julio de 2017

EL NOMBRE DE ANA - "GRACIA"

El nombre de Ana data desde la antigüedad, desde hace más de 2500 años.

Hay una interpretación posible de su origen, respecto de que se pudo derivar de “ÂNÂB”. Anab es una localización bíblica que significa “lugar de uvas”, o por considerar un lagar un lugar de de abundancia bien se le puede considerar lugar de abundancia y de ahí su derivación hacia el significado de abundancia, plenitud o gracia en cuanto a beneficio o donación.


Lo cierto es que Ana tal y como lo conocemos, tiene su raíz hebrea en “Hannah”, que significa Gracia (Don) y así lo traduce la Vulgata desde el griego, “Anna”.

Al menos que sepamos por la documentación bíblica canónica cuatro mujeres llevaron ese nombre en el libro sagrado, aunque hay que tener en cuenta la utilización de este nombre en otras culturas; tales que el nombre de Ana fue impuesto a los hombre en época fenicia, tal y como lo atestiguan las tradiciones onomásticas, bien desde su nombre original o a través de nombres compuestos o derivaciones del mismo.

Mujeres que llevan en la Biblia el nombre de Ana o su derivación.
1. Ana: La esposa predilecta de “Elqanah” y madre del profeta Samuel, juez de Israel. Este mujer es la que compuso el canto original llamado Magnificat, que luego usaría Isabel la prima de la virgen María ante la visita de esta. (1Sam 1,1-2.10.19ss)
2. Ana: La mujer de Tobit, de la tribu de Neftalí y madre del joven Tobías. (Tob 2,11-14)
3. Ana: Mujer de Ragüel y pariente de Tobit. (Tob 7,2-17.8,12)
4. Ana: Profetisa Ana hija de Fanuel de la tribu de Aser, mujer anciana que enviudó a los siete años de casada y que se consagró al servicio del templo. A sus 84 años presenció la presentación de Jesús en el templo y profetizó sobre él. (Lc 2,36-38)

No hay certeza bíblica escrita del nombre de la madre de la virgen María, pero muchos escritos antiguos no reconocidos canónicamente, documentan el nombre de Ana como el de la madre de la virgen María.

Ciertamente como ha informado mi hermano José María en una publicación, el origen de esta fuente es apócrifa, pero lo apócrifo no es sinónimo de mentira en absoluto. La propia biblia está llena de incongruencias y absurdos aunque la consideremos en su conjunto Palabra de Dios. Un ejemplo. ¿Qué hace el Cantar de los cantares en la Biblia? Un libro amoroso-erótico en el cual no se nombra si alude a Dios en ningún párrafo.

El nombre de Ana fue el de la abuela del Señor, sí. 
Debemos confiar en las fuentes escritas que nos enseñan que esta mujer tuvo ese nombre, y que el mismo nombre fue significación de su propia personalidad, lo que ella misma atesoraba y que transmitió a su Hija María, la capacidad de testimoniar desde la humildad y el ser ambas GRACIA DE DIOS entregada como regalo a los hombres y mujeres del mundo.

Espero que esta aportación propia y de mi extensa biblioteca bíblico teológica, ayude a despejar incógnitas y a conocer más a estas mujeres maravillosas que como tantas que pueblan el mundo son “Anas” y pueden ser mujeres dignas y portadoras de la Gracia de Dios.


Fraternalmente, Floren.

viernes, 7 de julio de 2017

FLORECER EN GRATITUD - XIV DOMINGO T.O. A

Aun recuerdo con no poca nostalgia, aquel paisaje de una dehesa poblada de margaritas cuya frase rezaba: “donde Dios nos sembró, es preciso saber florecer”. Absolutamente cierto. Hay quien admira la capacidad humana para adaptarse a las circunstancias y simplemente lo aplica al destino. Pero nosotros, incluso con aquellos que no se consideran como tales, somos hijos e hijas de Dios. 
Él ha puesto en nuestros corazones la llama de su amor que es aliento de vida y plenitud (Rom 8,9.11-13), constituyéndonos como obra suya y templos de su Espíritu. Un Espíritu que tras semanas de pentecostés se nos hace necesario y preciso para captar toda la dimensión de Dios, entre la que destaca su ternura infinita (Salmo 144). 
¿Cómo no reconocer todo lo que Dios nos ofrece, aun a pesar de la adversidad de la vida? Incluso los que se fueron de nuestro lado siguen siendo don, pues al estar junto a Dios forman parte de Él y de nosotros. “Alégrate, canta, mira a tu Dios”, nos anima Zacarías (9,9-10). 
Para este profeta la vida no fue fácil, pero fue capaz de vivirla en plenitud desde la gratitud de sentirse protegido, querido y mimado por Dios junto al pueblo de Israel. Si se contempla la anchura del mundo, somos bien poca cosa en el ruido de la vida y en el giro del planeta tierra. 
¿A quién le importamos? A Dios, a nuestro Padre, el que nos creó. El se fijó en nosotros y nos puso en el mundo a través del amor de nuestros padres, para ser fermento y sal, luz y vida; y todo ello desde la sencillez del mundo y al estilo de Jesús (Mateo 11,25-30). 
¡Así le pareció mejor al Señor! Desde Jesús nos ofrece un camino de héroes, cuyo merito radica no en construir edificios o hacer hazañas reconocidas mundialmente y siendo protagonistas de tal o cual cosa. Un vaso de agua le basta al Señor, para enorgullecerse de tus obras. Un vaso de agua dado a un sediento, por medio del testimonio de tu vida cristiana. 
Por lo tanto, afanémonos en vivir agradecidos por lo que somos, por lo que seremos y por lo que de otros recibimos. Todo ello se lo debemos a la bondad de Dios, que en la vida nos ama y por medio de los acontecimientos nos busca.
Fraternalmente, Floren.

ORACIÓN DE LA SENCILLEZ DE LA VIDA
Señor y Padre bueno,
que nos amas y nos buscas.
¡Gracias por la vida!

No sabíamos de la grandeza de las obras sencillas,
hasta que comprendimos a la hermana abeja.
Ella surca los vientos y las laderas
hasta encontrar flores sencillas y bellas.
¿Sabe ella que al obtener el polen,
también lo dispersa y poliniza otras flores
colaborando en la rueda de la vida,
para la obtención de los frutos?
Nosotros, que somos tus hijos
y te queremos como Padre,
te llamamos abba -“papaíto”-,
y te damos enormes gracias por la vida.
Gracias por mostrarnos el camino de la sencillez
como senda primordial para servir en tu Reino.
Ante tu presencia no cabe ni el dorado ni los galones,
solo manos abiertas y ganas de abrazar y de servir.

Que sembremos bondad y vida, alegría y plenitud.
Que seamos dignas obras de tus manos
y personas en las cuales habite tu Santo Espíritu.

Te lo pedimos por Jesús,
que por la vida pasó haciendo el bien
y siendo causa de alegría de muchos
y vive y reina junto a Ti y el Espíritu,

por los siglos de los siglos. Así sea.

(se autoriza la difusión indicando su procedencia)